¿Fin de ciclo? ¿Se repite la historia?

 El funcionamiento de la Biblioteca General del Instituto, en la década de los ochenta, suscitó diversos debates en el seno del Claustro de Profesores: adquisiciones de fondos de distintas materias, dotación presupuestaria para la Biblioteca General y para las de los seminarios, servicio de prestamos, horario de apertura y responsables de la atención facultativa y diaria de la General; esto, entre otros muchos asuntos.

 En el curso 1986/87, Aurelio Rodríguez, profesor de Lengua Española, propone como tema de estudio monográfico del Claustro de profesores:”El papel real de la Biblioteca”, llegando a ser tratado por el propio Consejo Escolar. Entre las conclusiones emanadas de los distintos debates constan la reclamación de la recuperación de la figura del Bibliotecario y el establecimiento de un horario amplio y fijo para la atención de los distintos servicios de préstamo y consulta en la Biblioteca General del Instituto.

Conociendo que la Biblioteca Pública estaba desarrollando un proyecto para situarse en otros locales -totalmente independientes del Instituto- la Dirección del Centro recabó, y consiguió del Ministerio, la garantía de la titularidad del Instituto sobre los locales que la Pública venía ocupando en la plata baja, comprometiéndose a elaborar un proyecto de re-utilización de los mismos.

 

 En octubre de 1988 se incorpora al Instituto, como profesora especial, María Teresa Bonet Bordenave-Gassedat que -de acuerdo a las funciones de apoyo a Dirección encomendadas al cuerpo docente de pertenencia- pasa a desempeñar la función de profesora-bibliotecaria a tiempo completo, en jornada de mañana.

El año 1990 la nueva Dirección del Centro decide la reapertura de la Biblioteca General del Instituto que se sitúa en el ala noroeste de la planta baja y que se abre en el propio vestíbulo de la entrada principal del edificio. Pasa a disponer, en sus cerca de 350 metros cuadrados útiles, de 96 armarios de madera de puertas acristaladas con siete anaqueles, en cada uno de los que se sitúan en la planta baja, y otros cinco los que se sitúan en la galería alta, a la que se accede por unas escaleras de caracol, así como de 110 puestos de lectura.

En octubre de 1993, el curso en el que el Instituto celebra su 150 Aniversario, se reincorpora Fernando Blanco Martín a la docencia – como profesor especial- y es destinado, como profesor-bibliotecario a la Biblioteca General del Instituto, pasando a ocuparse con carácter fijo del horario nocturno del Centro.

Son algunos  párrafos entresacados de la Historia de las Bibliotecas

En el inicio del curso actual 2012-2013 la profesora María Teresa Bonet ha pasado a la situación de jubilada y, muy probablemente, en el mes de diciembre pase a la misma situación el otro profesor encargado de la Biblioteca. Ambos forman parte de un Cuerpo a extinguir que no tiene continuidad. Hace 24 años que la administración conoce esta circunstancia pero nadie se ha preocupado de dar una solución a este asunto en todos estos años.

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s