Fachada del Instituto en 1920

top08“Está vivo y pintado en el recuerdo, con su original esplendor ese viejo edificio de ladrillo colorado (muy francés, muy decimonónico, ¿quién cometió ultraje al despojarle de su rostro de verdad?) y con la figurita enlevitada, de pie, enmohecida, y de espaldas a la puerta, Don Práxedes Mateo Sagasta, hijo de confitero, que aunque de Torrecilla en Cameros su oriundez procedía de la villa de Marañón.”

(Personas y Personajes. Logroño 1994. página 36)

Dejamos que sean las palabras de un antiguo alumno: Pablo Antoñana y Chasco las que evidencien el cambio que sufrieron las paredes exteriores del Instituto cuando se las recubrió con el enfoscado que probablemente es el que perdura hasta nuestros días. Aunque la imagen que utilizamos para cabecera del Blog no es en color, los especialistas nos dicen que, efectivamente, parece que es el originario ladrillo rojo el que se puede contemplar en la misma. Enfrente de la puerta: la estatua dedicada a  Práxedes Mateo Sagasta.

La imagen de cabecera puede verse aquí

“Sólo que aquel patricio con cagaditas de pájaro en sus faldones, estuvo poco tiempo en mi recuerdo, pues la barbarie, la del 36, lo descolgó de su larga y juncal columna, cargándolo con vileza en un carro de arrastre y luego arrojado por la barandilla del puente de Hierro, también obra suya, a las aguas del río Ebro. Alguien lo rescató como se extrae el cuerpo del cadáver de un ahogado y otro alguien lo colocó luego fuera-puertas delante de las bodegas Franco-Españolas para llevárselo después  a no sé dónde. ¿A dónde? … El edificio tenía algo de convento con sus patios erios, sus silencios rotos por nuestros pasos y nuestras voces, pocas. Es que éramos pocos en ese entonces en que la enseñanza religiosa copaba prestigios o era refugio de gente con miedo, y aquí, en esta trinchera estaban los hijos de gente purgada…

Y desde el ventanal aquellos plátanos parisinos, casi prehistóricos, llenos de pájaros, viento y lluvia en el Muro del Carmen. Antonio Machado pudo haberlos evocado desde sus cristales manchados de lluvia..”.

Son parte de los recuerdos  de este antiguo alumno del Instituto, nacido en Viana hacia 1928 en la otrora mansión del celebérrimo narrador Francisco Navarro Villoslada de la que su abuelo era administrador. Estudió Magisterio y Derecho y ejerció, toda su vida, como Secretario de Ayuntamiento.

 

1 comentario

Archivado bajo Cabecera, Historia

Una respuesta a “Fachada del Instituto en 1920

  1. catedradepapel

    Al hilo del comentario sobre la estatua de Sagasta añadimos otro comentario, entresacado de las mismas páginas de “Personas y Personajes”, firmado por Domingo de Guzmán Alvarez Ruiz de Viñaspre, alumno, también, de este instituto durante los cinco últimos años del bachillerato, a partir del curso 1936-1937:

    “La estatua de Sagasta nos hacía compañía en los jardines de la fachada principal, hasta que un día, con el pretexto de llevarla a la plazoleta de Bodegas Franco-Españolas, la sacaron de la ciudad. El motivo que argüían era que desde el nuevo emplazamiento contemplaba toda su obra, el puente de hierro, la calle Sagasti, cuando en realidad lo que aquello encubría era un odio político mal entendido, le acusaban de masón y liberal. El tiempo dio la razón, no tardaron mucho en completar su nefasta obra. Una mañana que yo venía a Logroño en La Vianesa, observamos la estatua de Sagasti en el suelo y sin cabeza. Al día siguiente en el diario local La Rioja, apareció un artículo titulado “hablemos claro”, en el que justificaban tan nefasto proceder con las acusaciones a las que he hecho alusión. Incluían además amenazas a otra estatua ecuestre del Espolón que no llegaron a consumar, creo que por oposición de los militares. La estatua de Sagasti estuvo muchos años en los almacenes municipales. Su cabeza fue reconstruida pues la original no apareció nunca, se sospecha que fue tirada al Ebro. Muchísimos años más tarde, en la década de los setenta, la estatua de Sagasti fue repuesta en los jardines de la Glorieta, en distinto lugar del que tenía al principio.”

    Y, para los que puedan estar interasados en lo que pudo pasar con aquella dichosa cabeza, pueden dejarse guiar por este documento de nuestro blog: “voto al chápiro verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s