El Lienzo de San Francisco de Asís

 

La primera noticia documentada sobre el Lienzo de San Francisco  de Asís que el Instituto dice tener bajo su custodia se esconde en el inventario de 1862 redactado por el conserje Benigno Gutiérrez y conformado por el director  Julián Orodea en el que se hace detalle de los objetos que componen el despacho de dirección del Instituto.

1862-inventario-direccion

La cita exacta, en la sétima anotación, se refiere a: 1 cuadro con marco dorado y la imagen de San Francisco. Nada sobre su autoría y nada sobre su procedencia.

No conocemos un inventario con los bienes del antiguo convento de los Carmelitas con lo que no podemos ni afirmar ni descartar que el lienzo proviniese del antiguo convento.

Se sabe que, en octubre de 1822 siendo prior del Colegio el Reverendo Padre fray Blas de la Concepción se recibe la Orden de desalojo y derribo del Convento del Carmen por problemas de defensa previniendo una próxima ocupación militar debido a los  levantamientos absolutistas del Norte. Los bienes y los religiosos debían pasar al Convento de San Francisco, prohibiendo el paso de los primeros a casas particulares. Las puertas y ventanas deberían ser guardadas por el Ayuntamiento. Evidentemente el derribo no llegó a producirse y parece que el paso de los conventuales del Carmen al de San Francisco tampoco. En todo caso esta sería la primera conexión conocida con un convento franciscano de dónde pudiese proceder el lienzo que nos ocupa y de ahí que esa fuera nuestra primera duda.

Sabemos que la Comisión Provincial de Monumentos, en 1844, se ocupa, entre otros del Convento de San Francisco de Santo Domingo de la Calzada. No conocemos ninguna incorporación documentada de ese convento al Instituto que, sin embargo, fue el lugar donde acabaron almacenándose diferentes piezas de otros conventos desamortizados de la capital y provincia.

1860-memoriasEn la memoria del Instituto del curso1864/1865 el  Director del Establecimiento hace referencia al MUSEO DE PINTURAS. Dice que no habla de un Museo que realmente exista sino de unas docenas de cuadros de escaso mérito en su mayor parte y, sumamente   estropeados, que se hallan esparcidos sin cuidado ni responsabilidad posible dentro y aún fuera del establecimiento. Pero entre ellos destaca uno muy notable que dice que toda la población conoce y otros cuantos más que medianos, que podrían muy bien ser el núcleo de un futuro museo, que sería el único de la provincia. Asegura que falta local, y si no se proporciona, de temer es que poco a poco acaben de perderse. Espera que entre las obras anunciadas en el edificio que ocupa el Instituto se pueda proporcionar un salón para la instalación del citado Museo.

Ese mismo año -1864- la Comisión de Monumentos provincial acuerda hacer inventario de los bienes acumulados en diferentes conventos desamortizados.

El curso 1865-1866 se incorporan al Instituto 32 cuadros procedentes del Convento de San Francisco de Nalda de cuyo desbaratamiento de las paredes y posterior acarreo hay suficiente documentación. Sólo se sabe que en un momento dado se hace un inventario de los mismos a fin de que la Academia San Fernando pueda responsabilizarse de su reparación.  (Ver una entrada reciente del Blog sobre este mismo asunto)

nalda.jpg

El instituto conserva el documento en cuestión, en las actas de la Academia de Bellas Artes San Fernando de Madrid consta la recepción del escrito y el acuerdo que genera pero, nada de nada en cuanto al inventario que se adjunta.

En cualquier caso nunca se nos había ocurrido atribuir el lienzo de San Francisco a este convento en tanto y cuanto  la recepción en el Instituto de los bienes  que de el se recogen: cuadros y libros son posteriores al primer inventario en el que ya consta en nuestras dependencias.

Por supuesto esto no quita que, en algún momento, hubiera podido incorporarse sin tener documento que lo pruebe, al menos conocido.

En noviembre de 1890 se firma el Acta de entrega de diversos objetos que se guardan en las dependencias del Colegio de Internos, anexo al Instituto, para la formación del nuevo Museo Arqueológico Provincial. Firman ese acta Alejandro Baudor, director del citado Colegio y Maximiniano Hijón por la Comisión de Monumentos.

El Director del Instituto manifiesta, en ese momento, que no hace entrega de los seis cobres que hay en el Salón de Actos ni el gran óleo de “San Francisco”, que está en su despacho, alegando que esas piezas están en el inventario general del Instituto y no es quien para desafectarlas del mismo.

Prueba de que así se llevó a cabo es que el lienzo de San Francisco de Asís y los citados cobres  siguen apareciendo relacionados en el inventario de 1893.

En  el nuevo edificio, inaugurado el curso 1900/1901 el cuadro se situará, al menos hasta 1962, en el despacho de Dirección situado en el ala de naciente de la primera planta, tal como puede verse en la siguiente imagen:

despacho-direccion

En 1923 la Dirección General correspondiente del Ministerio de Educación comunica al Director del Centro el traslado al Museo del Prado de la solicitud – largamente solicitada- del arreglo del cuadro de San Francisco catalogado con el nº 51 en la obra de Manuel B. COSSIO que lo atribuye al Taller del Greco.

Este dato es el que venimos manejando en cuanto a la autoría. Otra cosa bién diferente es la procedencia.

Hasta 1928, sin embargo, no se recibe la confirmación del Taller de reparación del Museo del Prado solicitando el envio del lienzo para su reparación. Tenemos los datos que atestiguan el envio y sabemos que, como curiosidad, el cuadro había estado en lista de espera hasta que el Taller de Madrid terminó con la reparación de varios cuadros pertenecientes a la Embajada de España en Londres.

A su regreso al Instituto al cuadro se le ha incorporado un nuevo marco de época, tal como consta en el informe correspondiente.

Desde 1928 hasta 1962 siguió situado en la misma Dependencia de la que había salido para su restauración. No hay constancia de si ,en esa fecha, momento en el que la Dirección del Centro se instala en la planta baja del edificio, el cuadro acompaña ese traslado.   En algún momento el propio Museo del Prado debió de reclamarlo  pues, en 1948,  desde el Instituto se contesta por oficio, a la dirección del Museo nacional, que el cuadro “San FRANCISCO DE ASÍS”, que está en el centro, fue restaurado con anterioridad al Glorioso Movimiento Nacional y que en cuanto a su remisión a ese Museo se le comunica que estando en proyecto el Museo Provincial, las autoridades provinciales desean que figure en este último.

En agosto de 1963 se firma el Decreto de creación del Museo Provincial de Logroño y en octubre de 1964 se firma la entrega de la mayor parte de los cuadros que aun estaban, en depósito, en diferentes instalaciones del Instituto hasta la creación del ciatdo Museo. El lienzo de San Francisco, al igual que los bronces ya citados anteriormente, volvieron a ser motivo de disputa en esta ocasión pues no se entregaron en ese momento.

Tras varios requerimientos, en diciembre de 1971 el entonces conservador interino y Director del Museo de Logroño José Francisco Fornies Casals recibe de la Directora del Centro María Piudo  los citados bienes para pasar a depósito a la espera de resolución definitiva sobre el paradero que esas obras deberían tener.

En el propio escrito se hace referencia, una vez más, como autoría del lienzo al “Taller de El Greco”.

Según se dice en el artículo de La Rioja, y así se corrobora por la dirección del Museo, el cuadro hizo una posterior visita al Taller del Museo del Prado donde, al parecer, fué nuevamente informado en cuanto a la autoría. Este detalle no lo tenemos documentado en el Instituto.

Concluyendo: Sabemos que el lienzo de San Francisco de Asís estuvo en las dependencias del Instituto, al menos desde 1862  y que solamente abandona el Centro para su reparación en el Taller del Museo del Prado durante unos meses en 1928 sumando 66 años continuos bajo custodia de nuestro Instituto.

Al menos desde 1928, se tiene la certeza de  que el lienzo está catalogado con el nº 51 en la obra de Manuel Bartolomé COSSIO que lo atribuye al Taller del Greco.

No tenemos constancia de su procedencia exacta.

san-francisco-valenciaHemos dado por supuesto- como ocurre en todos los casos de autorias de taller de la época-   que existirán otras muchas copias de este mismo tema en el que se representa al Santo con una calavera en las manos y a sus pies el hermano León arrodillado en oración. tal es el caso que ya habíamos consultado de la copia que se encuentra en el Museo del Colegio Seminario Corpus Cristhi de Valencia cuya imágen acompaña esta entrada y que podía haber pasado perfectamente por el que tantos años estuvo en el Instituto y que hoy se muestra en el Museo de la Rioja.

Esto no desmerece en nada la obra. Ciertamente no es un Greco original, cien por cien,  pero es lo que hay y ya es bastante a nuestro modesto juicio.

Nota: Todos los datos que aqui se vierten tienen soporte documental en los diferentes “Índices cronológios de los detalles más importantes conocidos y documentados” que se indican en la parte de LABORES de  recuperación histórica en este mismo Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s