Un visitante nocturno

76-furtivo-2 Así se cuenta ,en las páginas del “Correo Español”, en su edición para la Rioja, este acontecimiento ocurrido en 1976.

Al hilo de la historia  podemos hacer comparación del anónimo protagonista de la misma con los actuales “vecinos” que hoy merodean por la plazoleta del Doctor Zubía llegando a la triste conclusión de que, con el  el paso del tiempo, apenas han mejorado algunas cosas.

Al hilo de las imágenes y de lo que se cuenta de manera colateral a la historia, podemos fijarnos en la entrada de poniente del edificio que estaba habilitada para el acceso independiente de las alumnas al Centro. Los alumnos lo hacían por la puerta abierta en la fachada de naciente.

La primera de ellas hoy no se utiliza y la segunda se habilita para la entrada de los discapacitados a través de la rampa al estar allí ubicado,también, el único ascensor que da acceso a la primera planta del edificio.

Otra curiosidad. La estatua de la fuente que se ve en la imagen del rotativo,  delante de esta puerta, en medio de los jardines, es la que se conocia como “el niño y la tortuga”, obra de Lucarini, que con el tiempo fue deteriorandose tanto que el  Ayuntamiento decidió retirarla y sabemos que hoy se encuentra en los almacenes municipales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s